Diccionario capilar: diferencias entre babylights y balayage

Mechas, reflejos, plumas, baños de color, face framing, melena bicolor… el diccionario de estilos capilares es tan amplio que muchas veces nos cuesta entender, y sobre todo explicar a nuestro peluquero o peluquera, qué es lo que queremos exactamente para nosotros. Por eso, hoy vamos a aclararte algunas dudas explicándote las diferencias entre dos técnicas de coloración que arrasan desde hace tiempo: babylights y balayage. ¿Te animas a conocerlas? ¡Empezamos ya!

Las mechas son quizás la coloración más demandada en los salones de peluquería hoy en día. Sirven para aclarar nuestro tono, dar luz, disimular canas o enmarcar el rostro de una forma favorecedora. Aunque existen muchas técnicas, en este post del blog de Luz del Tajo vamos a explicarte las diferencias entre dos de las más solicitadas: las mechas babylights y las balayage, ya que para muchos pueden parecer muy similares pero no lo son.

 

Sobre las mechas babylights

Las mechas babylights son un tipo de coloración que simula los reflejos naturales que encontramos en las melenas de los bebés o niños muy pequeños. Se aplica sobre todo en melenas rubias y castañas, para dar ese toque rubio al final del pelo aportando ese brillo extra.

 

diferencia babylights balayage

 

La clave para hacer bien esta técnica es que el color sea muy similar al del cabello natural, para que se funda a la perfección con este. Se aplica en mechones muy finos, incidiendo en las zonas que nacimiento del cabello o que rodean al rostro como las sienes, justo donde el sol hace que el pelo se aclare de forma natural en los más pequeños.

Gracias a esta técnica se logra dar volumen, luminosidad y movimiento al cabello, además de aportar un brillo extra muy favorecedor. Además, al realizar en un tono muy parecido al del cabello natural, no genera un efecto raíz llamativo que nos obligue a realizar retoques muy seguidos.

 

Sobre las mechas balayage

Aunque quizás crees que las mechas balayage son una cosa nueva, no es así. Esta técnica tiene su origen en Francia y comenzaron a aplicarse en los años 70 para dar color e iluminar la melena al completo. Balayage significa barrido en francés y, en eso consisten exactamente, en barrer el color desde la raíz hasta las puntas. Su mayor dificultad reside en que estas mechas se hacen con pincel, a mano alzada y sin papel de aluminio, ya que no necesitan calor.

Es una opción ideal para crear la dimensión y el efecto de cabello naturalmente iluminado, pero requieren a un colorista experto, que sea capaz de personalizar el color que mejor te va y aplicarlo en las zonas que realmente lo necesitan para crear ese efecto de luz.

 

diferencias babylights balayage

 

De nuevo, la mayor ventaja de las mechas balayage es el escaso mantenimiento que necesitan. A diferencia de las tradicionales mechas de aluminio, que requieren continuos retoques, las mechas balayage puedes retocarlas cada 4 meses pues se supone que el look emula el crecimiento natural de tu pelo, con la raíz más oscura y las hebras capilares naturalmente más claras a medida que va creciendo.

 

Mantenimiento de babylights y balayage

Tanto si nos decidimos por babylights como por balayage, tendremos que cuidar mucho el cabello tras la aplicación de la técnica. Nútrelo y hidrátalo con mascarillas para que la cutícula no sufra por el proceso de coloración.

Publicación
20 de noviembre de 2021
Categorías
Belleza Pelo
Compartir

Todo lo que necesitas en un solo espacio