De paseo por Toledo… Iglesia de Santo Tomé

En pleno centro de la ciudad, la Iglesia de Santo Tomé es uno de los espacios más visitados de la ciudad y la parada de hoy en nuestro paseo de domingo por Toledo. Es aquí donde puede verse la conocidísima obra de El Greco ‘El Entierro del Señor de Orgaz’, en tributo al señor de la villa de Orgaz que veremos con más detalle en este post. ¡Quédate para conocerla mejor!

 

¿Quién fue el señor de Orgaz?

Don Gonzalo Ruiz de Toledo fue notario mayor de Castilla y señor de la villa de Orgaz. A lo largo de su vida, destacó por sus generosas obras de caridad, entre las que destacan las contribuciones a la reconstrucción de la Iglesia de Santo Tome´, San Justo y San Bartolomé, entre otros espacios.

 

iglesia santo tome

 

Cuentan que en su testamento dejó ordenada la donación anual a esta iglesia entre los habitantes de su señorío de Orgaz de dos carneros, dos pellejos de vino, dos cargas de leña, 16 gallinas y 800 maravedíes para ayudar a mantener a los sacerdotes y los pobres de la parroquia. Además, pidió que lo enterraran en el lugar más humilde de la parroquia de Santo Tomé, es decir, la última de las capillas de la nave.

Pero cuando murió, en 1323, las obras no habían terminado, por lo que lo sepultaron temporalmente en la vecina iglesia de San Esteban. Cinco años después, cuando su cuerpo difunto iba a ser llevado a su capilla de Santo Tomé los asistentes cuentan que, durante la liturgia de difuntos, todos reconocieron al mismo San Agustín y al joven diácono San Esteban, quienes se presentaron en la iglesia y con sus propias manos lo depositaron en el sepulcro.

De este modo el Señor de Orgaz tuvo el honor de ser depositado en su tumba por aquellos dos santos como premio a su ejemplar vida de fe. El milagro fue oficialmente reconocido en 1583, y quisieron dejar testimonio imperecedero encargando un lienzo que presidiera la remodelada capilla del señor de Orgaz. Para esto se sirvió del mejor pintor que por aquel entonces había en la ciudad: Doménikos Theotokópoulos, más conocido por sus conciudadanos con el sobrenombre de El Greco.

 

iglesia santo tome

 

Sobre el cuadro

El marzo de 1586 se firmó el acuerdo y los detalles del cuadro que debía pintar el El Greco. La pintura debía estar acabada para la Navidad de ese mismo año, pero el trabajo se alargó y terminó entregándose en la primavera de 1588. Fue tasada en 1.200 ducados.

En 1975, tras un concienzudo estudio científico, el cuadro mereció una notable restauración y fue desmontado de su emplazamiento original y ubicado en el que ahora puede contemplarse.

Puedes ver aquí otros lugares que hemos visitado previamente en nuestros paseos por Toledo.

Publicación
09 mayo 2021
Categorías
Toledo

Todo lo que necesitas en un solo espacio