Aprende a cuidar tus rizos con el Método Curly Girl

La belleza natural gana cada día más adeptos y por fortuna esa tendencia beneficia cada vez a nuestras melenas curly. Si tienes el pelo rizado u ondulado, no te pierdas este post porque vamos a compartir contigo algunos tips básicos para devolverle vida a tu pelo y que por fin te reconcilies con tus rizos. ¿Conoces el Método Curly Girl? Pues gracias a él vas a aprender a cuidar tu melena de una vez por todas. ¡Vamos a ello!

 

Fuera productos químicos

El rizo es un tipo de cabello distinto al pelo liso, con multitud de peculiaridades que lo hacen único y particular. Sí, la realidad es que no hay dos melenas curly iguales y por eso tienes que sentirte afortunad@: no hay nadie con tu cabello, eso es un hecho.Es posible que durante muchos años hayas maltratado tus rizos con planchas, secadores, cepillos, decoloraciones y productos alisantes pero ahora es el momento de dejar todo eso a un lado y permitirle a tus tirabuzones renacer. Aunque el proceso para ver resultados satisfactorios pueda parecerte un poco largo, merecerá la pena.

 

 

 

Para ello, comienza por los productos en la ducha. Deja de usar champús con siliconas y sulfatos potentes ya que pueden ser demasiado fuertes para tu cabello rizado. Como haces con la comida, deberás aprender a leer las etiquetas de champús, mascarillas y acondicionadores para poder elegir siempre la opción más natural para cuidar tu pelo, te lo agradecerá. Esta es una de las directrices que marca el Método Curly Girl, pero no es necesario que las sigas toda a rajatabla. Puedes adaptar los tips a tu estilo de vida y conveniencia, y sobre todo, a lo que precise tu cabello.

 

Big chop o gran corte

Si tu pelo está muy maltratado, la opción más rápida para rescatarlo con éxito es cortar la parte dañada. Es cierto que no todo el mundo se atreve con un big chop o gran corte, pero puedes hacerlo poco a poco, cortando puntas cada semana hasta que las hebras deterioradas vayan desapareciendo y el cabello vuelva a girar y encogerse como antes de las planchas o la decoloración.

Ya hemos comentado antes que ningún rizo se parece a otro, por eso, lo mejor es cortar este tipo de cabello en seco. Es la única forma de ver que partes tienes más rizadas y cuáles menos y poder ejecutar un corte balanceado. Si cortamos con el pelo mojado y estirado lo más probable es que el resultado no tenga equilibrio.

 

 

Abandona las toallas

También es importante que al salir de la ducha no envuelvas el cabello mojado en una toalla de rizo convencional, sino en una toalla de microfibra o una camiseta de algodón. ¿Por qué? El tejido de las toallas absorbería gran parte del agua de tu cabello y el agua es un bien preciado para tu melena curly. Además, los hilos del rizo se enganchan muy fácilmente con la cutícula capilar del cabello rizado y eso hará que se vuelva más áspero y encrespado.

Los productos de acabado (cremas, geles o espumas) también deben contener ingredientes lo más naturales posible. Sé paciente y ya verás que tus rizos vuelven con el vigor de hace años.

—————-

Puedes ver aquí otras publicaciones de nuestro blog que serán de tu interés.

Publicación
01 de junio de 2022
Categorías
Cortes de pelo
Compartir

Todo lo que necesitas en un solo espacio